Introducciones en campo de la Manzanilla de Escombreras

La introducción deliberada en el campo de poblaciones de una determinada especie es una herramienta de conservación muy útil cuyo principal objetivo es incrementar el número de poblaciones, pues aumentando el número de poblaciones debe aumentar la probabilidad de supervivencia de la especie. Para ello, es necesario que a largo plazo las poblaciones introducidas sean estables y autosuficientes. Para realizar con éxito una introducción es fundamental conocer la ecología y biología reproductiva de la especie en cuestión. En el caso de la manzanilla de Escombreras (Anthemis chrysantha), se habían realizado estudios previos que aportaban suficiente información para considerar que esta especie sería una buena candidata para ser introducida en campo, gracias a que posee una serie de estrategias de supervivencia muy interesantes, de modo que se decidió llevar a cabo la introducción de dos nuevas poblaciones de la especie utilizando dos métodos diferentes: el trasplante de ejemplares adultos a punto de florecer y la siembra directa de semillas.

Figura 1. Localización geográfica de las poblaciones introducidas (I) y de las poblaciones naturales (N) de Anthemis chrysantha.

Figura 1. Localización geográfica de las poblaciones introducidas (I) y de las poblaciones naturales (N) de Anthemis chrysantha.

Los lugares seleccionados, teniendo en cuenta características como vegetación, influencia de la maresía, requerimientos ecológicos de la especie, etc., fueron Cala Salitrona y La Podadera, ambas situadas entre las dos poblaciones naturales que existen en Cartagena de la manzanilla de Escombreras, lo que favorecería su conexión. En Cala Salitrona (proximidades de Cabo Tiñoso), en marzo de 2010, se trasplantaron 40 plantas de manzanilla repartidas en 8 núcleos, mientras que en La Batería de la Podadera (entre Cartagena y La Algameca), se sembraron unas 5.000-6.000 semillas por parcela en un total de 12 parcelas, en octubre de 2010.

Figura 2. Zona elegida para la introducción de la población de manzanilla de Escombreras en Cala Salitrona.

Figura 2. Zona elegida para la introducción de la población de manzanilla de Escombreras en Cala Salitrona.

Figura 3. Detalle del trasplante de una planta de manzanilla de Escombreras.

Figura 3. Detalle del trasplante de una planta de manzanilla de Escombreras.

Figura 4. Zona elegida para la introducción de la población de manzanilla de Escombreras en Batería de La Podadera.

Figura 4. Zona elegida para la introducción de la población de manzanilla de Escombreras en Batería de La Podadera.

 

Desde el momento de la introducción de la manzanilla en cada una de las poblaciones y hasta la fecha, se vienen realizando censos periódicos y estudios de producción de semilla que nos permiten conocer el estado de las mismas e ir valorando su evolución. Así, se ha demostrado que ambos métodos de introducción han sido un éxito en el caso de la manzanilla de Escombreras por lo que cualquiera de ellos podría ser utilizado en futuras introducciones de la especie.

Sin embargo, observamos también que en 2012 se produjo un fallo reproductivo en ambas poblaciones introducidas pero que fue claramente debido a la acusada sequía que se produjo en Cartagena durante la primavera de ese año, y no a las propias plantas. Gracias a esto, pudimos comprobar como la población de La Podadera fue capaz de recuperarse y volver a establecerse al año siguiente a partir de las semillas de manzanilla, procedentes de la generación de plantas anteriores a la sequía, que aún permanecían en el suelo (constituyendo lo que se denomina un banco edáfico de semillas). No así la población de Cala Salitrona, cuyo número de ejemplares fue disminuyendo progresivamente debido en parte a que el número de plantas introducidas fue bajo y a que esta zona resultó ser menos favorable para la especie,  principalmente por el tipo de suelo.

Figura 5. Anthemis chrysantha establecida en una de las parcelas de la población de La Podadera.

Figura 5. Anthemis chrysantha establecida en una de las parcelas de la población de La Podadera.

En definitiva y a falta de valorar el censo de manzanilla de este año, tenemos motivos para creer que a largo plazo podría consolidarse la población de La Podadera, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan y no se produzcan sucesivos años de sequía que puedan agotar las reservas de semillas que esta especie acumula en el suelo, pues se trata aún de una población joven y frágil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s